La urgencia de una ley de medios para América Latina

La urgencia de una ley de medios para América Latina

“Nosotros no hablamos para decir algo, pero para obtener un cierto efecto”. La frase es de Joseph Goebbels, ministro del propaganda de Adolf Hitler, un especialista en legitimar el discurso nazista, utilizando hábilmente el aparato de los medios de comunicación que tenía el régimen comandado por el Fuhrer. Más que tiene esto que ver con América Latina? Goebbels, Hitler e su régimen, nada. Pero lo uso del medios de comunicación, de forma ordenada, con la finalidad de dar voz a una idea única es lo que tiene acontecido en la región, especialmente con el momento vivido por América Latina, con gobiernos que cambiaran la dirección y asumirán lo compromiso con la política quedada en atender a los intereses de las parcela mas sufrida e masacrada de la población.

Más que mal hay en ello? Tiene siempre e alguien defendiendo un interese especifico. No habría nengún malo, si las ideas defendidas por el grupos mediáticos, que se utilizan de concesión pública, tuvieran compromiso con la verdad factual y también que se respectase el pluralismo de opiniones con los medios de comunicación sin hacer parte de cárteles comandados por pequeños grupos, comprometidos con lo que hay de más conservador en América Latina.

Considerando la forma ordenada como trabajan, llegase a la siguiente conclusión: Esa situación no es consecuencia de la causalidad o desafortunada coincidencia. El tono del discurso da cuenta de lo compromiso que los grandes medios de comunicación en América Latina tienen en reverberar las ideas neoliberais y provocar el regreso de la región a la posición de pateo trasero de los países cuna del capitalismo salvaje que destruye los directos que han llevado años para consolidar. Ellos quieren transformar la América Latina en América Letrina.

Es cierto que algunos esfuerzos están siendo desprendidos en el sentido de una búsqueda por el cambio de paradigma, tentándose alcanzar acceso lleno a la información, combatiéndose el monopolio de los medios de comunicación. Países con Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia comprenderán esta necesidad y dieron paso importante en esta dirección. Sin embrago, el Brasil sigue patinando en este tema, que parece no tener previsión de hacer parte de la orden del día del país temprano. Las declaraciones del presidente Dilma Russef, prefiriendo el barullo de prensa libre a lo silencio de las dictaduras es sintomático. Pero olvidase nuestra mandataria que barullo presupone mistura de sonidos y lo que tenemos, en este caso, es un samba de una nota. El sonido producido por la prensa es fruto de la misma letanía que atenta contra el desarrollo vividos por América Latina y pueden ser absorbido por el avance predador del régimen neoliberal, si no se tiene cuidado.

Tony Araújo - Periodista

Você também vai gostar:

Meditação: o caminho da criatividade
Professor Adriano Portela é destaque no Blog dos Concursos, da Folfa de PE

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *

Você pode usar estas tags e atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>