Tenemos un Papa

Tenemos un Papa

“Habemus Papam”. Fue lo que si siguió después que el humo blanco salido de la chimenea de la capilla Sixtina gano el cielo de Roma, anunciando la elección de un nuevo máximo pontífice. El Argentino Jorge Mario Bergoglio es el primero papa latino americano y el primero jesuita. Vinculado a los cuestiones sociales, pero conservador con los temas morales como el aborto y matrimonio entre personas del mismo sexo, Bergoglio ou Francisco, como se llama ahora, llega a lo cargo mayor de la iglesia católica en medio de polémicas envolviendo no solo la institución, hoy; pero también su actuación como provincial de los jesuitas argentinos durante tiempo de la dictadura en aquel país, entre 1976 y 1983.

Mas porque un Papa sudamericano? Que significa esto para la región? Para responder a estas preguntas, debemos tener en cuenta dos cosas de su elección: un, el aspecto religioso y otro, político.

Con una población de 483 meliones de católicos, de acuerdo con el Anuario Estadístico de la Iglesia, de Diciembre de 2010, no es de extrañar la preocupación de la Iglesia con el crecimiento de las religiones protestantes en América Latina. Son muchas personas para perder. Alguna cosa se necesita hacer. El distancia de Vaticano de los sectores más progresistas de la iglesia y los constantes escándalos envolviendo sus sacerdotes hicieron que grande parte del rebaño si dispersase y también migrase para otras corrientes cristianas, exigiendo de la iglesia católica una acción para contener el éxodo y la pierda de credibilidad . Esto desde el punto de vista religioso.

Ya desde el punto de vista político, podemos decir que los rumos que América Latina ha seguido en relación a las políticas de promoción de bien estar sociales es un motivo de preocupación para la directa mundial, pues reduce su influencia en continente y es una amenaza para sus proyectos expansionistas y la iglesia católica se ha demostrado un grande aliado a tiempo largo. Así, es necesario fortalecer su presencia en América Latina para ocupar el espacio que hay perdido en los últimos años. Para eso, un Papa con el perfil de Jorge Mario Bergoglio es esencial. Mas esa también puede ser la oportunidad de Iglesia Católica reescribir su participación en la historia de América Latina de una forma diferente. Pero de esto solo tendremos noticia después.

Tony Araújo - Periodista

Você também vai gostar:

Más un importante paso en el proceso de integración de América Latina
Contabilidade: o caminho é ajustar receitas e gastos à realidade

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado Campos obrigatórios são marcados *

Você pode usar estas tags e atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>